Vacaciones e incapacidad temporal

Existía doctrina consolidada que indicaba que una vez iniciado el tiempo de disfrute de las vacaciones, si el trabajador durante el transcurso de la misma sufre alguna dolencia, ello no podía suponer la suspensión del período de disfrute de las vacaciones. A raíz de la jurisprudencia del TJUE, esta doctrina fue abandonada. La normativa comunitaria se opone a que disposiciones nacionales establezcan que un trabajador que se encuentra en situación de incapacidad temporal sobrevenida durante el período de vacaciones anuales retribuidas no tiene derecho a disfrutar posteriormente las vacaciones.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea confirma la plena aplicación al ordenamiento español de la doctrina sentada por la sentencia Schultz-Hoff, indicando que el derecho a las vacaciones no se pierde, ni su duración se reduce por el hecho de que el trabajador se encuentre en incapacidad temporal y cuando el periodo prefijado coincida con una situación de incapacidad temporal, el trabajador puede decidir si las vacaciones se consumen o si prefiere disfrutarlas en un período distinto dependiendo de su voluntad. Las fechas de descanso podrán situarse fuera del año natural en el que se generaron las vacaciones.

Vacaciones y huelga

Según reiteradas sentencias del Tribunal Constitucional la huelga sólo tiene los efectos previstos en su norma reguladora, el real decreto ley del año 77, depurado en sus aspectos inconstitucionales por la Sentencia del TC del año 81. Pese a ser una norma preconstitucional, sigue siendo la norma vigente reguladora del derecho fundamental de la huelga. En ella no se recoge como efectos  de la huelga ni la reducción de las vacaciones ni tampoco la retribución correspondiente a las mismas.

Vacaciones y maternidad

Aquí también encontramos pronunciamientos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en la misma dirección que la señalada para la incapacidad temporal que fueron recogidos en la ley orgánica para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Cuando el período de vacaciones previamente prefijado coincida con un período de incapacidad temporal derivada del embarazo, parto o lactancia natural, se tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en fecha distinta a la de la incapacidad temporal aún en el caso de que haya terminado el año natural a que correspondan.

Fijación de fechas para su disfrute

Los períodos de disfrute deben fijarse de común acuerdo entre la empresa y el trabajador, y para ello se tendrá en cuenta lo establecido en los convenios colectivos sobre la planificación anual de las vacaciones.

La forma de concretar el periodo de disfrute es, en orden a compaginar los derechos de todos los trabajadores y los intereses de la propia empresa, la elaboración de un calendario laboral anual de vacaciones, de modo que todos los trabajadores conozcan en qué fechas disfrutarán sus vacaciones.

La fecha de disfrute debe conocerse, como mínimo, con dos meses de antelación al comienzo del disfrute, salvo que el convenio colectivo establezca un plazo superior, que será el que habrá que aplicar entonces.

Finalmente, y si a pesar de lo establecido en el Estatuto o en el convenio colectivo, no se alcanza un acuerdo entre la empresa y los trabajadores, éstos podrán acudir al Juzgado de lo Social, a través de un proceso especial y urgente especifico para ello, para que resuelva y fije el periodo de disfrute. Contra la decisión del Juzgado en materia de vacaciones no cabe recurso alguno.