El Estatuto de los trabajadores considera como relaciones de carácter especial: el personal de alta dirección, la del servicio del hogar familiar, la de los penados en las instituciones penitenciarias, la de los deportistas profesionales, la de los artistas en espectáculos públicos, la de los representantes de comercio, la de los trabajadores discapacitados que presten servicios en los centros especiales de empleo, la de los estibadores portuarios, cualquier otro trabajo que sea declarado expresamente como relación de carácter especial por una ley, como es el caso de los menores internados, médicos-residentes, abogados que presten servicios en despachos individuales o colectivos.

Peculiaridades

La prestación de servicios del personal de alta dirección ha sido excluido de la legislación laboral y por lo tanto regulado por las normas civiles y mercantiles. Su regulación se encuentra expresamente en el RD 1382/1985.
Las peculiaridades de esta relación laboral especial son las siguientes: en relación con su duración y período de prueba, tendrá la duración que las partes acuerden, a falta de pacto escrito se presumirá celebrado por tiempo indefinido. Podrá concertarse un período de prueba que en ningún caso podrá exceder de 9 meses, si su duración es indefinida. Transcurrido el período de prueba sin que se haya producido el desistimiento, el contrato producirá plenos efectos, computándose el tiempo de los servicios prestados en la antigüedad del trabajador de alta dirección.
Como característica propia de la relación laboral de alta dirección es de suma importancia el pacto de exclusividad y el pacto de no concurrencia. Se entiende por exclusividad la imposibilidad de celebrar contratos con otros empresas salvo la autorización del empresario o pacto escrito en contrario. El pacto de no concurrencia rige después de la extinción del contrato con los siguientes requisitos:

No podrá tener una duración superior a 2 anos.
El empresario tendrá un efectivo interés industrial o comercial.
Que se satisfaga al alto directivo una compensación económica adecuada.

En cuanto a los derechos de representación, el personal de alta dirección no participará como elector ni como elegible en los órganos de representación, y en referencia a la extinción del contrato se distinguen tres situaciones, por voluntad del alto directivo, por voluntad del empresario, y por último empresas inmersas en un procedimiento concursal que seguirán lo dispuesto en el articulado de la Ley Concursal.

Extinción del contrato por voluntad del alto directivo

En la extinción del contrato por voluntad del alto directivo se exige como requisito un preaviso mínimo de 3 meses, salvo en los casos de incumplimiento contractual grave del empresario. Cuando el alto directivo haya recibido una especialización profesional con cargo a la empresa, se puede pactar que el empresario reciba una indemnización por danos y perjuicios, si aquél abandona el trabajo antes del término fijado. Asimismo también podrá extinguir el contrato con derecho a las indemnizaciones pactadas y en su defecto las fijadas para el caso de extinción por desistimiento del empresario en los siguientes casos: modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, falta de pago o retraso continuado en el abono del salario pactado, cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones contractuales por parte del empresario y la sucesión de empresa.

Extinción por voluntad del empresario

En la extinción del contrato por voluntad del empresario se exige el requisito del preaviso, teniendo el alto directivo derecho a las indemnizaciones pactadas y en su defecto 7 días de salario por ano de servicio con el límite de 6 mensualidades.

Sentencia del Tribunal Supremo

Recientemente la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, consideró nulos aquellos pactos que supriman la indemnización por cese a los altos directivos, (ver noticia)

El contrato también podrá extinguirse por decisión del empresario mediante despido basado en el incumplimiento grave y culpable del alto directivo, en la forma y con los efectos establecidos en el Estatuto para el despido disciplinario.