Cada vez nos econtramos con más frecuencia en los contratos de trabajo con los llamados pactos de no competencia postcontractual en los cuales la empresa tiene como objetivo evitar los perjuicios que le supondrían en el caso que de que el trabajador se valga del know-how y networking adquiridos durante la vigencia de la relación laboral, para una vez desvinculado de la misma aplicarlos en otra empresa del sector. Como contraprestación por esta limitación, el trabajador recibe una compensación económica adecuada por parte de la empresa.

Regulación en el Estatuto ( art. 21.2 )

Este pacto se encuentra regulado en el Estatuto en los siguientes términos: el pacto de no concurrencia para después de extinguido el contrato de trabajo, que no podrá tener una duración superior a dos años para los técnicos y de seis meses para los demás trabajadores, sólo será válido si concurren los requisitos siguientes a) que el empresario tenga un efectivo interés industrial o comercial en ello y b) que se satisfaga al trabajador una compensación económica adecuada.

Indemnización en caso de incumplimiento a favor del empresario. Jurisprudencia

Al no contemplar nada la ley en relación a una eventual indemnización que le correspondería al empresario en el caso de incumplimiento del pacto, hay que acudir a la jurisprudencia de los tribunales, la cual ha ido matizando todo lo tocante a la indemnización por incumplimiento del pacto. Es preciso señalar que es imposible exigir una responsabilidad disciplinaria por no estar ya vigente el contrato de trabajo.

La jurisprudencia ha declarado la improcedencia de una indemnización a favor del empresario en los siguientes casos:

Por no haberse pactado expresamente la indemnización aunque no se exige que se haga por escrito, no pudiendo fijarla el Tribunal.

Por ser nulo el pacto de no concurrencia postcontractual por falta de compensación adecuada o por no acreditarse interés empresarial para su concertación. Los efectos de la improcedencia de la indemnización por nulidad del pacto de no concurrencia postcontractual son la simple devolución de la compensación económica disfrtuada.

Por no haberse extinguido el contrato por voluntad del trabajador ( mutuo acuerdo, causas válidamente consignadas en el contrato)

Por otra parte, reiterada jurisprudencia ha declarado la procedencia de una indemnización a favor del empresario en los casos siguientes :

En los supuestos de incumplimiento del trabajador del pacto de no concurrencia postcontractual, tratándose de un pacto legalmente válido por existencia de un interés empresarial, de compensación adecuada y de plazo válido.

Cuantía de la indemnización

En cuanto al monto de la indemnización, la jurisprudencia señala lo siguiente :

Procede la indemnización pactada consistente en la compensación económica disfrutada.

Se reduce la indemnización pactada en una cuarta parte, por cuanto se partió en su fijación de una duración del pacto de 24 meses, siendo así que no era técnico y le correspondía 6 meses como máximo.

Se incrementa la indemnización pactada, que no es sólo la devolución de la compensación disfrutada, sino también el 15% de la facturación perdida por la empresa por tal causa.

Imposibilidad de desistimiento unilateral por parte del empresario

La jurisprudencia también señala la imposibilidad de desistimiento unilateral por parte de la empresa basando su fundamentación en tres puntos :
1) El pacto de no competencia postcontractual preserva tanto el interés comercial de la empresa cuanto la estabilidad económica del trabajador.

2) La empresa carece de la facultad unilateral de dar por extinguido el pacto de no competencia.

3) No tiene validez la cláusula, incluida en el pacto de no competencia, mediante la que se faculta a la empresa para resolverlo unilateralmente.