Responsabilidades laborales en el grupo de empresas

El grupo de empresas se caracteriza por la existencia de dos o más entidades jurídicamente independientes o autónomas, pero que actúan de manera coordinada, adoptando decisiones conjuntas, creando la apariencia de una realidad económica unitaria.
Sin embargo, el grupo de empresas carece de personalidad jurídica propia y diferenciada de las empresas que lo integran. Son estas, y no el grupo, las que reúnen la cualidad de sujeto de las relaciones jurídicas con terceros, incluidos los trabajadores de sus respectivas plantillas.

Tipos

Existen dos modelos organizativos de grupos de empresas más generalizados: los grupos horizontales o por coordinación y los grupos verticales o por subordinación.

En los primeros, tenemos la exigencia de conexiones financieras, orgánicas, personales o funcionales entre las mismas, bien porque unas empresas tengan participación en el capital de otras, bien porque tengan en común algunos de sus directivos o miembros de los órganos de gobierno y administraciones sociales.
Los segundos, los llamados holding empresariales, se caracterizan por la existencia de una sociedad o entidad que ostenta una posición dominante respecto de las demás, y que ejerce un control sobre el resto. Dicho control es fruto de la existencia de vínculos financieros o corporativos entre tales empresas, bien sea por la posesión de la mayor parte del capital social, bien por el control sobre el funcionamiento orgánico y la toma de decisiones en el seno de la sociedad.

Responsabilidades

La regla general es considerar que cada empresa actúa en sus relaciones laborales como empresa independiente y que, por consiguiente, asume ella exclusivamente, respecto de los trabajadores de su plantilla, las responsabilidades derivadas de los respectivos contratos de trabajo. Como excepción a la regla general, los tribunales vienen otorgando en ciertas ocasiones, y bajo ciertos presupuestos, relevancia a grupo en el ámbito de las relaciones de trabajo, empleando un doble mecanismo para procurar la protección de los intereses y derechos de los trabajadores que prestan servicios en las empresas: el de la imputación de responsabilidad solidaria a las sociedades o entidades integrantes del grupo y la consideración del grupo de forma unitaria, como un único empleador.
Para que el fenómeno de grupo pueda adquirir trascendencia en las relaciones laborales y poner en marcha el mecanismo de la responsabilidad solidaria de las empresas que lo componen, deberán concurrir las siguientes características especiales según reiterada jurisprudencia fijada por el Tribunal Supremo:

Funcionamiento unitario de las empresas del grupo y además, alternativamente alguno de los siguientes requisitos:

1.-El funcionamiento integrado o unitario de las organizaciones de trabajo de las empresas del grupo.
2.-La prestación de trabajo indistinta, simultánea o sucesiva, por parte de los trabajadores en favor de varias de las empresas del grupo.
3.-La búsqueda de elusión de responsabilidades mediante la utilización abusiva de personalidad jurídica diferenciada o la creación de empresas aparentes o ficticias sin sustrato real.
4.-Confusión de plantillas, confusión de patrimonios, apariencia externa de unidad empresarial y unidad de dirección.

La solidaridad implica que el trabajador se podrá dirigir a cualquiera de las sociedades o personas integrantes del grupo, o a todas ellas, para exigir el cumplimiento de las obligaciones que se derivan de su contrato de trabajo.