La normativa reguladora de la relación laboral especial de los deportistas profesionales se remite en todo lo relativo a la participación en los beneficios que se deriven de la explotación comercial de la imagen de los deportistas, a lo dispuesto en el convenio colectivo o al pacto individual, dando plena libertad al convenio colectivo y al pacto individual para establecer el reparto de los beneficios de la explotación comercial de la imagen entre el futbolista profesional y el club o entidad deportiva.

Explotación de la imagen dentro y fuera del ámbito deportivo

Conviene destacar la doctrina fijada por el Tribunal Constitucional donde se matiza según se trate de la explotación de la imagen del deportista dentro del ámbito de las actuaciones deportivas del club o entidad deportiva ( partidos, desplazamientos, entrenamientos, concentraciones, ruedas de prensa…) o de la explotación de la imagen del deportista fuera del ámbito deportivo.

De acuerdo con esta doctrina, cuando el futbolista profesional firma un contrato con un club/sociedad anónima deportiva implícitamente está cediendo el derecho a la explotación comercial de su imagen en el ámbito de la actividad deportiva. De esta manera, el futbolista profesional vendrá obligado a vestir la indumentaria que el club disponga, con la publicidad que hubiera en su caso contratado.

En cualquier caso, de los beneficios de la explotación comercial de la imagen del deportista profesional en el ámbito deportivo podrá participar este último en los términos pactados, colectiva o individualmente.

Ahora bien, cuando el deportista profesional acuda a actos (públicos o privados) fuera del ámbito deportivo de su club tendrá plena libertad para usar su imagen con fines publicitarios o promocionales, sin derecho alguno por parte del club/sociedad anónima deportiva, salvo que por convenio colectivo o pacto individual hubiera acordado al club o entidad deportiva de parte de los beneficios.

Esta participación del futbolista profesional en los beneficios de la explotación comercial de su imagen por el club dentro del ámbito deportivo posee naturaleza salarial, ya que estas percepciones económicas por derechos de imagen, aunque no retribuyan propiamente el trabajo deportivo, son consecuencia directa de su actividad laboral, tal y como se ha manifestado la jurisprudencia en varios pronunciamientos.

Por otra parte no tendrá naturaleza salarial, la participación del futbolista profesional en la explotación comercial de su imagen fuera del ámbito deportivo en el caso de haber cedido parte de ella al club

También es preciso señalar que la doctrina judicial fija que cuando se cedan los derechos de imagen del futbolista profesional al club a través de una sociedad mercantil titular de eso derechos de imagen y publicitarios del jugador no se trata de salario la cantidad abonada a la sociedad y que la jurisdicción competente no será la social sino la ordinaria.