En nuestra legislación se sigue manteniendo la prohibición de la cesión de mano de obra, excepto cuando se efectúa a través de una empresa de trabajo temporal.
La cesión ilegal de trabajadores se encuentra regulada en el articulo 43 del Estatuto de los trabajadores. La contratación de trabajadores para cederlos temporalmente a otra empresa sólo podrá efectuarse a través de empresas de trabajo debidamente autorizadas en los términos que legalmente se establezcan.
Se entiende por cesión ilegal de trabajadores cuando concurran las siguientes circunstancias:

1.-Que el objeto de los contratos de servicios entre las empresas se limite a una mera puesta a disposición de los trabajadores de la empresa cedente a la cesionaria
2.-Que la empresa cedente carezca de una actividad o de una mera organización propia y estable.
3.-Que no cuente con los medios necesarios para el desarrollo de actividad, o no ejerza las funciones inherentes a su condición de empresario.

La cesión ilegal de trabajadores es una infracción muy recurrente, aquí un claro ejemplo de esta práctica en la TVG http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/16/galicia/1347820266_775085.html

Consecuencias de una cesión ilegal. Derechos de los trabajadores.

Los trabajadores afectados, sometidos al tráfico de mano de obra ilegal, tendrán derecho a su elección a adquirir la condición de trabajadores fijos en la empresa cedente o cesionaria. La opción deberá ejercitarse mientras subsista en la empresa, no después.
En el caso de mediar despido, de declararse improcedente, la opción entre la readmisión y la indemnización le corresponde a la empresa. (Sentencias Sala de lo Social del Tribunal Supremo).
En la nueva empresa sus derechos y obligaciones serán los que correspondan en condiciones ordinarias a un trabajador que preste servicios en el mismo o equivalente puesto de trabajo, si bien la antigüedad se contará desde el inicio de la cesión ilegal.
Ante una cesión ilegal de trabajadores, automáticamente se produce una responsabilidad solidaria entre cedente y empresario real, sin perjuicio de las demás responsabilidades, incluso penales, que proceda por dichos actos.
Por su parte la cesión ilegal de trabajadores también se considera una infracción administrativa de carácter muy grave contemplada en la Ley de Infracciones y Sanciones del orden social.

Diferencias entre la cesión ilegal trabajadores y la contrata de obras y servicios.

El principal problema que se plantea a todo operador jurídico será delimitar cuándo nos encontramos ante una auténtica contrata, admitida legalmente, y cuándo ante una cesión ilegal de trabajadores, prohibida legalmente.

Debemos aclarar que el hecho de subcontratarse actividades que integran el núcleo esencial de la actividad de la empresa no conlleva la existencia de una cesión ilegal, antes al contrario, la contrata de las actividades que integran el núcleo esencial es lo definitorio de la contrata por razón de la propia actividad (jurisprudencia establecida por la sala de los social del Tribunal supremo)

Cesión ilegal en la Administración Pública.

Cuando la cesión ilegal se produce en la Administración Pública, los trabajadores cedidos adquieren la condición de trabajadores con relaciones laborales indefinidas, pero no son fijos de plantilla, pudiéndose extinguir el contrato al cubrirse reglamentariamente la plaza ocupada, todo ello para salvaguardar los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad en el acceso al empleo público tal y como estableció reiteradamente el Tribunal Supremo.