Definición legal

Se entiende por accidente in itienere el que sufra el trabajador en ir o volver del lugar del trabajo. El concepto no fue desarrollado legalmente, por lo que hay que acudir a la jurisprudencia para su configuración. Dada la frecuencia de este tipo de accidentes, tenemos una abundante casuística y sentencias al respecto. La propia Dirección General de Tráfico ha llevado una campaña de sensibilización.

Delimitación conceptual por la jurisprudencia

La jurisprudencia exige para calificar el accidente in itinere como laboral, que concurran las siguientes circunstancias: La calificación de accidente in itinere como de trabajo, se basa en el supuesto de que, de no haber tenido que ir el accidentado a su tarea desde su casa, o a la inversa, no se hubiera producido la lesión. Se estima la existencia de accidente de trabajo cuando ha sido causado por un agente externo en el trayecto del mismo, como una insolación. La fuerza mayor solo frustrará la calificación de laboral si resulta extraña al camino a seguir, no por ser fuerza mayor sin más. La propia amplitud con la que es tratado el concepto ha permitido considerar accidente de trabajo los ocurridos con circunstancias conexas con el trabajo que no son propiamente trabajo, ni idas o venidas de él. Como ejemplo los actos acaecidos en actos sociales con alguna conexión en el trabajo como el ocurrido en ir o volver de comidas o cenas del trabajo. Que se produzca en el trayecto habitual y normal que debe recorrerse desde el domicilio al lugar de trabajo o viceversa. Se considera accidente in itinere el ocurrido en ir al trabajo desde el domicilio habitual durante la temporada de verano o en ir al trabajo desde el lugar donde el trabajador pasaba un fin de semana con su familia.(ver noticia de El Mundo). Respecto al accidente que sobreviene en el domicilio del trabajador una vez finalizado el trayecto de recorrido al volver del trabajo o preparando la ida del mismo, la jurisprudencia estableció que no es accidente de trabajo el sufrido en el garaje cuando revisaba el motor del coche o el precipitarse desde el balcón de su casa cuando esperaba la llegada de un vehículo para recogerle y trasladarle al trabajo o el ataque cardíaco sufrido en el domicilio antes de iniciar el trayecto o la ida al trabajo. Sin embargo, el Tribunal Supremo estableció que si se considera accidente de trabajo el sufrido al bajar las escaleras de su domicilio para ir al trabajo. El nexo causal trabajo-lesión ha de mantenerse vivo para que sea considerado accidente de trabajo. La jurisprudencia ha ido delimitando cuando se considera o no interrumpido dicho nexo causal, permitiendo pequeñas interrupciones para llevar a cabo actos necesarios para el trabajador, tales como efectuar una comida ligera, hacer una compra, recoger un vehículo, tomar un recorrido más largo de lo habitual para evitar un embotellamiento, dejar un compañero de trabajo en su domicilio, etc.. El nexo causal se rompe por la interrupción que obedezca a un acto voluntario y privado del trabajador, ajeno a su actividad laboral y prolongado en el tiempo. Por ejemplo, la interrupción de 2 o 3 horas en el desplazamiento al domicilio, por estar ese tiempo con otros compañeros en un bar. En cuanto al medio de transporte, ha de ser considerado como normal o habitual, si el transporte utilizado produce un riesgo añadido, pierde su consideración de accidente de trabajo. El Tribunal Supremo sentenció que se considera medio normal de transporte la utilización de un helicóptero para trasladarse a una plataforma petrolífera.